EL MEU LOGO

EL MEU LOGO
a

dimecres, de setembre 11, 2019

LA MALDAD DE ESPAÑA

LA MALDAD EN ESPAÑA
o
 Cayetana Álvarez de Toledo 
de doctora humanista 
a capitana del odio 


El presente trabajo toma como punto de partida dos obras que tratan sobre la maldad que dio origen al genocidio. 

La primera es “El misterioso caso alemán. Un intento de comprender Alemania a través de sus letras”, de Rosa Sala Rose (Alba Editorial, Barcelona 2007). Este libro es principalmente un estudio de la cultura y de la literatura alemana para llegar al antisemitismo y al holocausto y a la xenofobia. Como quiera que el foco de atención está en la maldad humana, lo más interesante está antes del libro propiamente dicho. El paratexto que funciona como Introducción; donde nos habla de un personaje que no encontramos en los libros de historia o de literatura, se trata de Friedrich  Wilhelm Ruppert.

La esposa de este ciudadano alemán siempre afirmó que había sido un buen padre de familia y un buen marido… Si Ruppert, además de amar a la familia y a los animales, tocaba un instrumento tan difícil como el violín … Todo apunta a que era un hombre culto que había disfrutado de la extraordinaria educación humanística que proporcionaba en su tiempo el sistema educativo alemán … De servicio en el campo de Dachau, por ejemplo, tuvo la ocurrencia de empapar con gasolina la barba de un prisionero recién ingresado y prenderle fuego con su encendedor. También golpeó a un profesor llamado Feierabend, que a la sazón contaba ochenta años de edad, por haber vulnerado las normas del campo al caerse mientras pasaba revista.

Creemos que con este ejemplo, que no es tan excepcional, tenemos suficiente para darse cuenta de que el cumplimiento de la ley no garantiza el Estado de derecho, como tampoco la igualdad garantiza el pluralismo. Personas con el talante de Ruppert hay muchas en todo el planeta, pero es evidente y natural que en los estados autoritarios este talante se ve reforzado pues es visto como una prueba de patriotismo. La cuestión es que hay sistemas políticos que sacan provecho de individuos como Ruppert. Sin ir más lejos, durante la Transición  Antonio González Pacheco, Billy el Niño, fue premiado con la medalla de plata al mérito policial,  fue el torturador más famoso del franquismo y en plena democracia fue protegido por la Audiencia Nacional para evitarle que fuera extraditado a Argentina por una denuncia de torturas. Cuando escuchamos a Josep Borrell la arrogancia que manifiesta para decirnos que España es una democracia, deberíamos de preguntarle a partir de qué momento lo fue, pues la protección de torturadores y premiar a los que fueron miembros de la División Azul a muchos nos llena de inquietud.

No importa que unos sean mayoría, pues las minorías también tienen el derecho a existir. No obstante, es claro que el concepto de igualdad es tan complicado como hablar de lo que es normal, como solía hacer Mariano Rajoy. Los seres humanos no somos iguales, ni tampoco normales, por lo tanto la igualdad no existe en estado puro, estas palabras no se pueden aplicar en su literalidad. Es una hipocresía de buenismo la pretensión de que todos somos iguales. Las leyes no igualan a las personas, sino todo lo contrario.  

Quien lea en la Wikipedia la biografía de Cayetana Álvarez de Toledo se dará cuenta de que no es un ejemplo de igualdad y de normalidad. Desde los siete años se educa en un colegio inglés de Buenos Aires considerado de excelencia. En Ingleterra es donde se formó como universitaria y su tesis fue dirigida por el famoso historiador John H. Elliot. No podemos dudar de sus méritos, es más, su trayectoria académica merece admiración, pero cuando se tiene un linaje de alta gama, uno se da cuenta que hay una conjunción de factores que son de gran ayuda, de forma que cuando las jóvenes de la clase dirigente tienen legítimas ambiciones para triunfar en la profesión elegida no tropiezan con las dificultades que se crean a la inmensa mayoría, como fue el caso de Cristina Alonso Presmanes, opositora pianista en la Escuela Superior de Canto de Madrid, que siendo la mejor no consiguió la plaza. Es evidente que Cayetana Álvarez de Toledo gana y no arriesga. Valga como ejemplo que perdió en las elecciones generales por circunscripción de Barcelona, pero dentro del juego político en el PP de Madrid aparece como una ganadora y en su estreno como portavoz del PP en el Congreso de Diputados el diario “El Mundo” certificó que venció a Inés Arrimadas en el primer asalto.

Cayetana Álvarez de Toledo no haría lo que hizo el ciudadano Ruppert o el policía Antonio González Pacheco, su nivel le permite no ensuciarse las manos. No obstante, tampoco censuraría al policía español que en un colegio electoral, con la porra en la mano, golpeó sin consideración al anciano que defendía su papeleta para votar en un referendum que fue prohibido con una ley que traicionó el pacto constitucional. Tampoco acierta Pedro Sánchez cuando afirma que en Cataluña hay un problema de convivencia y nada más. Hasta el punto de haber dicho que el secesionismo catalán pretende romper la convivencia entre los españoles. Un disparate de este calibre sólo lo puede decir un político sin talla polítca y que demuestra la carencia del PSOE. La talla política comporta una visión inclusiva de Estado, pero coincide con el PP en emplear un lenguaje que trata a los catalanes como si nuestro objetivo no fuera otro que frastidiar. Esto demuestra que la política española se caracteriza por un sentido de la igualdad que deja fuera de lugar a los catalanes, esta política y esta cultura se explican porque hasta hubo un ministro de educación, precisamente de educación, que tenía por objetivo españolizar a los catalanes. Como dijo Joaquim Torra en una conferencia en Madrid, en su calidad de Presidente de la Generalitat, que se le critica de que hable en nombre de todos los catalanes, pero cualquier español defensor de la inquebrantable unidad de España tiene el sagrado derecho de hablar en nombre de todos los españoles. ¿Es este el sentido de igualdad que propugna Cayetana Álvarez de Toledo? 

Es cierto que en Cataluña hay unos ciudadanos que se sienten más catalanes que españoles, como otros más españoles que catalanes, así como hay una franja intermedia, pero no se puede demostrar que en base a estos sentimientos se forje una discriminación. Algunos se permiten afirmar de que en Cataluña haya fronteras interiores que arrinconan como extranjeros en su propio país a un abrumador número de ciudadanos. Las llamadas “fronteras interiores” son las mismas que hay en el resto de España o en el resto de Europa. Las diferencias sociales son resultado del capitalismo o del liberalismo. En Cataluña hay una élite que habla catalán y otra élite que habla castellano, pero la élite de verdad es una fusión de ambas, la que podemos ver en el Círculo Ecuestre, esto es, la clase dirigente de Cataluña, que no deja de ser periférica de la clase dirigente de España. Asimismo la capital financiera de España está en Madrid y los que ocupan los principales despachos del funcionariado son madrileños, si no de nacimiento, de adopción. En esta nómina del poder también hay que incluir al generalato, la aristocracia y los grandes ganaderos. 

No está de más de que un estudio del BBVA nos dice: El caso es que por su historia, cultura, estrato social y ubicación geográfica hay ciertos distritos en muchas ciudades españolas que destilan ese ambiente diferente con una característica en común: al igual que sus transeúntes, parecen estar diseñados para “posar”. El estudio realizado por el BBVA ha encontrado ciertas similitudes entre dos barrios conocidos de Madrid y Barcelona. Se tratan de las madrileñas Chueca y Malasaña que tienen su equivalente en la Ciudad Condal en el barrio de Gràcia. (LV Adela Vived 28.09.2017).

¿A que viene este discurso de que el secesionismo catalán se hermana con el populismo antieuropeo y promueve la derrota de la democracia española dice esta beata del nacionalsmo español, Cayetana Álvarez de Toledo en su sesudo Libres e iguales, un manifiesto que tiene por objetivo el odio hacia Cataluña o el catalanismo, pero con ropajes de democracia, ve en la igualdad, a la monarquía, lo que es un descarado oxímoron. Sospecho que es la primera vez en la historia mundial que alguien se atreve a poner la monarquía como patrón de igualdad. 

El problema de fondo de Cayetana Álvarez de Toledo, una persona de indudable cultura histórica, recordemos que ganó el doctorado bajo la tutoría de un eminente historiador británico, el problema es que no puede creerse lo que dice del secesionismo catalán, en su caso no creemos que sea fanatismo, sino algo peor, el deseo de triunfar y ganarse simpatías entre los ignorantes del PP donde más de uno tiene un máster de dudosa calidad. 

El hecho es que el secesionismo catalán es un fenómeno reciente, pues durante décadas era minoritario y apareció con fuerza en el 2010. Todo procede de la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto del 2006. Es cierto que esta sentencia  representa, como ha dicho Javier Pérez Royo, un golpe monumental al pacto constituyente, en lo que se refiere al contenido territorial. El catedrático de Derecho Constitucional lo ha explicado muy bien. La constitución territorial tiene un triple fundamento. Las nacionalidades o regiones proponen una forma de articulación entre ellas y el estado mediante un proyecto de estatuto. Esta propuesta puede ser enmendada por el estado, en el Congreso de Diputados. Pero esta enmienda de las Cortes puede no ser aceptada por los ciudadanos de la autonomía y votarla en contra. Un sistema de triple llave dirigido a intentar conseguir acuerdos de amplio consenso. 
En Cataluña se siguió, punto por punto, todo este trayecto. Y finalmente, una mayoría suficiente de los ciudadanos de Cataluña votó paso libre, al Estatuto de 2006. Pero he aquí que, como consecuencia de una impugnación por parte del PP, el Tribunal Constitucional dicta su sentencia… la desafección hacia el estado se incrementa poco a poco. En el 2011 el 35,1% era favorable a una “comunidad autónoma dentro de España”, un 32,3% favorable a un “estado dentro de una España federal” y un 6,4% a favor de una “región de España”. En febrero de 2013 la independencia ya tiene un 41,6% de ciudadanos a favor. (“La revolta catalana-Un primer balanç” por Albert Fabà, en revista L’AVENÇ, Barcelona, setembre 2019).

Estas cifras, estas vivencias o experiencias de los ciudadanos de Cataluña son un grito a la libertad y a la democracia, donde no tienen cabida las palabras insultantes del citado texto de Libres e iguales. Aquí se demuestra que en este texto hay un odio fanático hacia Cataluña, donde no tiene cabida el populismo antieuropeo, estas palabras delatan a Libres e iguales, una organización de odio fanático hacia Cataluña, pues en lugar de discutir los argumentos del secesionismo, en lugar de analizar lo que dice L’AVENÇ se recurre al insulto. Esto explica que en octubre de 2017 EL PAÍS no publicara el último artículo que escribió Joan B. Culla, una reflexión sobre el 1-O, y se rompiera la relación de este historiador que mantuvo con EL PAÍS desde 1984. Parafraseando a Joan Maragall se repite un “Escolta, Espanya”. En el artículo rechazado, Culla decía que el primero de Octubre del 2017 es un punto de inflexión de muchas cosas, porque para mí el estado español ha perdido a una gran parte de la sociedad catalana, y es difícil que la recupere. El odio y la intransigencia no tienen límites. He tenido la desgracia de ver en televisión a Cayetana Álvarez de Toledo como se refirió a Joaquim Torra a raíz de la citada conferencia en Madrid: no tiene otro destino que la cárcel o ser un prófugo de la Justicia, un paria, si persiste en su delirio totalitario y se empeña en proclamar la república catalana.

Esta frialdad, esta deshumanización dan cuenta de la situación que vivimos los catalanes, la desilusión que representa hoy estar en España. Nunca ha habido un idilio entre Cataluña y España, pues  España se funda en 1714 con la derrota de Barcelona y pasa a ser la ciudad más militarizada -con dos ciudadelas- del imperio colonial español. Durante la Transición hubo esperanza, pero con José María Aznar se forjó algo nuevo, algo que no era un feliz presagio. En la noche de la segunda victoria electoral de Aznar se cantó: Pujol, enano, habla castellano. Así marcaban estilo los hooligans y los estudiantes de Master del PP: el insulto y el odio.

Sin embargo, ejemplos palpables de odio a los catalanes los encontramos con anterioridad. Veamos un ejemplo cuya objetividad no ofrece dudas ya que fue escrito cuando el secesionismo catalán no había entrado en escena. El libro “Del tot indefens davant dels hostils imperis alienígenes”, de Quim Monzó, (Quaderns Crema, Barcelona 1998). La obra consiste en relatos, observaciones o reflexiones cortas de una página o pocas más.  En la página 49 hay uno con el título “A Antonio Gala”. Sigue con mi traducción del catalán. 

A ANTONI GALA

 
Hace tres meses estuve en la Feria del Libro de Madrid, en el Retiro, para firmar ejemplares. Durante algunos momentos, mis editores en español, Jorge Herralde y Lali Gubern, nos hacíamos compañía en la caseta y charlábamos, observamos que la gente iba para arriba y para abajo, rustiéndose al sol, y como muchas de las personas ojeaban nuestros libros y de golpe se les deformaba la cara con una mueca de disgusto. No fui todo lo conciente de lo que ocurría hasta que la librera, después de tragarse saliva, nos dijo: “Si no os oyen hablar catalán, mejor”. A partir de aquel momento me fijé. Efectivamente: en el noventa por cien de los casos se acercaban, ojeaban los libros y, al instante que oían hablar catalán entre nosotros, se reproducía la mueca de rechazo y se iban.

Y no era un público de míting de Fuerza Nueva. Eran ciudadanos que habían ido a la Feria del Libro y a los cuales, en principio se supone un cierto nivel, un respeto o un interés por la cultura y todo eso. Pero la xenofobia, inconscientre o no, hervía detrás de la mayoría de aquellos ojos. Aquella misma tarde, en otra caseta, un librero sentenció una cosa que todos los editores españoles que traducen narrativa catalana saben de sobras: “En Madrid, los libros traducidos del catalán, más que indiferencia despiertan animadversión. Si fueseis ingleses no pasaría nada. Pero catalanes…”

Que fácil es, Gala, exclamarse de la paja en el ojo y no ver la mezquita en el propio. 

En las primeras lineas de este trabajo anunciábamos que se basaba en dos libros. A partir de aquí nos basaremos en el segundo libro: “Maldad, culpa y responsabilidad”, de Josep Moya (S & P, Barcelona 2014). 

El concepto de banalización del mal fue creado por Hanna Arendt para expresar que algunos individuos                                                                                                                                               actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos. No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes. La tortura, la ejecución de seres humanos o la práctica de actos “malvados” no son considerados a partir de sus efectos o de su resultado final, con tal que las órdenes para ejecutarlos provengan de estamentos superiores. (Página 30-1). Considero que esta cita es esencial, pues abre el camino la cita que sigue ya que es la que demuestra que lo que ocurrió en Cataluña el 1-O del 2017 no fue otra cosa que odio.

Para intentar responder a la pregunta sobre qué hizo posible que aquellos alemanes y, por extesión, todos aquellos sujetos “normales”, mentalmente sanos, se convirtieran en individuos capaces de cometer las peores atrocidades, se han propuesto tres condiciones. 

En primer lugar, que la violencia esté autorizada, es decir, legitimada por unas órdenes oficiales emitidas por las instancias legalmente competentes. En este caso resulta claro que la obediencia minimiza la culpa y exime al sujeto de la responsabilidad de sus actos. 

En segundo lugar, que las acciones realizadas estén dentro de una rutina (creada por las normas de gestión y por la exacta delimitación de funciones). 

En tercer lugar, quizá sea ésta la más importante, que las víctimas de la violencia estén deshumanizadas. (Página 45).

Si se ha dejado claro que hay un odio indiscutible en todos los niveles sociales, desde los que animaron con un A por ellos a los policías que salieron del sur de España con destino a Cataluña en el fatídico 1-O para cumplir las órdenes recibidas hasta la marquesa de Casa Fuerte que expresa su deseo de ver a Joaquim Torra en la cárcel. Somos más de dos millones los catalanes que vivimos aquella ignominia el 1-O. Convertir en delincuencia el ejercicio de la libertad de expresión es lo más opuesto al pretendido Estado de Derecho. A continuación damos cumplida respuesta a los tres puntos expuestos por Josep Moya-

En primer lugar, como es de rigor, la policía cumplía órdenes. No seré yo quien analice las imágenes que se han podido ver por televisión. Si el comportamiento de los policías se ajustó a lo ordenado o si hubo una sobreactuación. En cualquier caso la responsabilidad final es de quien ataca a un ciudadano indefenso.

En segundo lugar, efectivamente existe una rutina de forma que quien hace la acción no debe elucubrar. La policía no dudó. Hemos podido ver como los policías cantaban dentro del autocar A por ellos. Fue su grito de guerra, debieron sentirse realizados al hacer uso de un grito de la calle de su pueblo. Es claro que no somos el mismo pueblo. Libres e iguales…

En tercer lugar, efectivamente se produjo una deshumanización absoluta y la mejor prueba es el desprecio y los comentarios burlones que tuvieron lugar cuando se empezó a tratar el tema de los heridos. Añadamos aquí el significado profundo del A por ellos. Es triste que un pueblo “hermano” haya acuñado este mensaje deshumanizante.

Quizá algunos pueden creer que la comparación es injusta porque no hubo muertos, pero la violencia no se define por la cantidad de daño que se inflige. Tanto si es pisar un dedo o una mano o perder un ojo por una pelota de goma los tres actos tienen el mismo valor, de la misma manera que no es más asesino el que ha matado a tres que sólo a uno. La violencia no se mide por los kilos de carne humana maltratados. 







Apostilla a:
Cayetana Álvarez de Toledo
Marquesa de Casafuerte
Doctora en historia
¿Diputada por Barcelona?


¿Tiene sentido que esta señora sea diputada por Barcelona cuando ella es la responsable de la derrota casi absoluta de su partido en la circunscripción de Barcelona?

Vino a Barcelona con la intención de no decir nada en catalán porque el español es el idioma de todos los españoles.

No deja de ser curioso que una de las persona con más títulos nobiliarios venga a  Cataluña para hablarnos de igualdad cuando su vida es un claro reflejo de desigualdad y de desprecio a la cultura catalana. La cultura de una parte significativa de España, pues hay cultura catalana no solamente en Cataluña, también forma parte de la cultura valenciana y de la cultura de las islas Baleares y de las Pitiusas
(Cayetana Álvarez de Toledo) Presentación de los número 1 al congreso por cada provincia. (46489997335) (cropped).jpg
Cayetana Álvarez de Toledo no es responsible de los crímenes de sus antepasados en Cataluña, pero el hecho de tener títulos de los responsables de sus fechorías en territorio catalán por dignidad debería de renunciar a dichos títulos, pues mientras en España campea la palabra “honor”, con su carga de militarismo y del nacionalismo español más intransigente (España antes roja que rota) y habida cuenta que estar en posesión  de un título nobiliario es un motivo de honor, que se desvanece cuando está impregnado de indignidad y sangre de españoles del noreste de España, pues eso era Cataluña para sus antepasados, un territorio de tránsito en sus guerras por Europa. En este tránsito los soldados practicaban el robo, violación, destrucción y muerte.

Evidentemente esto no termina con sus antepasados. En su campaña electoral para representar a la provincia de Barcelona en las Cortes Españolas se presentó en el debate de TV3 con un blusa de color amarillo. Dijo que el color no pertenece a nadie. Desde luego, pero debería saber que el amarillo no representa a Cataluña ni a ninguna ideología, sencillamente el lazo amarillo es la expresión del dolor que muchos catalanes sentimos por unos ciudadanos que están encarcelados o en el exilio de manera injusta, sin juicio, en defensa de la libertad de expresión. Aquí Cayetana Álvarez de Toledo se olvida de la presunción de inocencia. 

Obsérvese su Libres e iguales como funciona en ese Estado de Derecho. En el asunto de la destrucción de los discos duros del PP  el juez no ha encontrado pruebas. Las pruebas son los responsables de los ordenadores. En caso de que los responsables directos se guarden lo que saben, entonces el responsable es la máxima autoridad, como sucede en una empresa privada, pero en España se substituyó el Sindicato Único del franquismo por la partitocracia. 

Todos estos aspectos reseñados son ejemplos de la maldad que hay en amplios sectores de la sociedad española y que son aceptados, como algo natural, por una peculiar forma de entender el honor, tan peculiar que el objetivo de este honor es la venganza, por esto quieren una ley que haga imposible la amnistía y, más recientemente, quieren otra para que no estén en prisiones catalanas. Como podemos ver Libres e iguales se ha convertido en un desagradable chiste.

Huelga señalar que Cayetana Álvarez de Toledo es con su lenguaje agil, con locuadidad, seguridad, soberbia e inteligencia, un ejemplar muy peculiar y muy peligroso para los catalanes que creemos que los catalanes nos consideramos un pueblo. Ser pueblo no significa mejor que el otro, pero sí el derecho a defender el presente y el futuro de la lengua catalana, así como una forma propia de entender el autogobierno.









dissabte, de setembre 07, 2019

CASA DE NINES 20 anys després, de Lucas Hnath



Teatre Romea

Autor: Lucas Hnath
A partir del clàssic de Henrik Ibsen
Traducció: Helena Tornero
Direcció: Sílvia Munt
Interpretació: Emma Vilarasau, Ramon Madaula, Isabel Rocatti i Júlia Truyol
Escenografia: Enric Planas



Sinòpsi

En l'escena final de l'obra mestra d'Ibsen del 1879, Nora Helmer pren la sorprenent decisió de tancar la porta a la seva vida anterior: deixar el marit i fills, i començar una vida en solitari. A Casa de nines, 20 anys després han passat 20 anys des que la Nora va marxar de casa. Ara, algú pica sobre aquella mateixa porta. La Nora ha tornat. Però per què? I què pot significar per als que va deixar enrere?


Nora Helmer i la dida (Isabel Rocatti), la que va aixecar els fills de Nora

Vaig veure per primera vegada CASA DE NINES, de Henrik Ibsen, pel 1972 al teatre que hi ha a Piccadilly Circus, a Londres. Com no en sabia res d'aquest obra, quan vaig sortir del teatre estava com immers en un altre món. Va ser un impacte molt fort. Un impacte feminista, un món o un tema que no existia a la meva ment i que vaig haver d'anar enriquin a partir d'aquell dia. Vaig començar a entendre les coses.

La meva valoració

Com sap tothom que va al teatre l'esmentada CASA DE NINES és un clàssic del segle XX i no és normal que una obra que pretén ser la continuació d'un clàssic sol ser una desgràcia, com és el cas de la novel.la que pretenia ser la continuació de Allò que el vent s'endugué, però per sort aquesta obra és boníssima, ben interpretada, cosa que avui dia, afortunadament, és normal. I no solament pels actors consagrats com la Vilarasau i el Madaula, sinó que és una satisfacció veure noms que no havia vist mai i fer un treball magnífic, com són Isabel Rocatti i Júlia Truyol, que fan de dida i filla respectivament.

Des del meu punt de vista el que més em va agradar del conjunt de l'obra va ser Júlia Truyol, no només com actriu, sinó perquè em va entusiasmar el discurs que va fer, un discurs que és mèrit de l'autor, Lucas Hnath, però que pel seu contingut és el discurs que millor representa el moment històric que vivim. Els valors d'avui.

Nora Helmer i la seva filla (Júlia Truyol)
Resumint, goso dir que és un dels millors espectacles teatrals de la temporada, evidentment, de teatre de text, vaja, el de veritat. Si hi aneu, disfrutareu.


Nora Helmer i el seu marit, que va deixar fa 20 anys amb els seus filla i la dida
No dic res de Silvia Munt per un pur prejudici, que sense voler la ignoro. Quan era actriu no m'agradava gens i des que es dedica a la direcció m'agrada molt, per tant, em disculpo i l'aplaudeixo.

dilluns, de setembre 02, 2019

Teatre Liceu, IBSTAGE GALES. Director: Leo Sorribes


Aquest diumenge passat, primer de setembre, vaig anar al Liceu per a veure el ballet que l'escola de ballet que gestiona Leo Sorribes ens porta a Barcelona. Nosaltres, els catalans, que a vegades presumim i de vegades menyspreem, no les tenia totes. 

L'espectacle va començar amb RAYMONDA, coreografia de Petipa, música de Glazunov i l'equip de ballet de l'escola. És obligat assenyalar que la interpretació dels joves estudiants va ser prou digne, cosa que és d'agrair i que no desmereixia el conjunt del que vindria després, tot assenylant que aquesta va ser l'únic espectacle fet pels alumnes i que la resta ja van ser ballarins de categoria internacional.

En aquest sentit, em permeto posar a continuació l'article de Maricel Chavarria que surt avui a La Vanguardia.

A veure-les volar en el món del ballet




Hi ha un públic entès i amant del ballet que espera l’estiu per prendre-li el pols a aquest art a la gala que té lloc al Gran Teatre del Liceu. És un públic que, cada cop més, quan es troba davant artistes de primer ordre, es torna boig i necessita desfogar-se i ovacionar-los a crits quan superen de llarg les expectatives.

Qui mana avui dia a l’olimp del ballet? Qui despunta? Qui és l’exponent d’aquest o l’altre estil? Quin jove astronauta esquiva amb elegància i serenitat les lleis de la física?

Fa una dècada que les gales IBStage donen l’oportunitat al públic barceloní d’obtenir algunes respostes a aquestes preguntes, que d’altra banda serien d’obligat compliment en un Estat de dret del ballet. Un Estat on no pogués ser tingut impunement per un art tronat i circense.

La prova que no ho és pas es troba a les grans cases d’òpera d’aquest planeta –si més no les que van decidir tenir escola i companyia pròpia–, teatres que mantenen el llustre i la màgia al més alt nivell i se superen any rere any. I val a dir que en aquesta 10a edició de les gales IBStage que es va celebrar aquest cap de setmana, al teatre de la Rambla, es va poder gaudir d’uns contrastos estilístics exquisits.

A saber: d’una banda, la correcció, polidesa i delicadesa d’un Royal Ballet londinenc representat pel seu màxim exponent femení –la gran Marianela Núñez–, i de l’altra, l’expressivitat i l’elegància del Mariinski de què va fer gala aquest astre astronauta neptunià anomenat Kimin Kim, el volador serè, un coreà format a l’escola russa. Un noi que fa 12 anys que alimenta aquesta alquímia amb un professor rus... d’ascendència coreana.

Veure Núñez i Kim formant parella en joies del repertori, com els pas de deux de Giselle (Jules Perrot i Jean Coralli) i El corsari (Marius Petipa), va ser com sentir-se part de la història, com potser es va sentir al seu dia el públic de l’època que Rudolf Nuréiev va allargar la carrera de Margot Fonteyn. Esclar que l’argentina Marianela, que als 36 anys domina els tempos de cada gest com una deessa, i el somiador Kimin, de 26, capaç de creuar l’escenari del Liceu d’un sol salt, es troben a anys llum d’aquells mites en qüestió de tècnica. Perquè, lluny de ser un art de museu, el ballet evoluciona i renova la capacitat de sorprendre.

Dit això, aquesta vegada IBStage va saber administrar la presència d’alumnes a la gala, que van ballar només uns minuts de Raimonda a tall d’obertura. Ja es va dir fa un any en aquestes mateixes pàgines: si es ven una gala d’estrelles al Liceu, no es pot fer passar bou per bèstia grossa permetent que els estudiants copin la meitat del xou.

De la resta de la gala caldria destacar la impressionant Oksana Skorik, a qui ja es va veure en una edició anterior en Scheherazade . Aquesta vegada va canviar la dolorosa sensualitat –no s’ha d’oblidar que es va formar a la dura escola de Perm– per la passió de La mort del cigne, de Michael Fokine, en què va convertir les seves línies extremes en fràgils extremitats, ferides i tremoloses fins a l’última ungla. El Mariinski té en Oksana una assegurança a tot risc, com es va poder comprovar en el límpid Gran pas classique de Victor Gsovski, que va ballar amb l’elegant Philippe Stepin.

I com correspon a una gala conseqüent, es va donar l’oportunitat a l’emergent Maria Khoreva, per a qui el Mariinski ha apostat amb només 19 anys. Va ballar el rutilant pas a dos de Don Quixot, jove i àmpliament preparada, tot i que amb l’excel·lència per assentar. El seu partenaire va ser el nord-americà Julian McKay, estrella del Mikhàilovski –recorda amb agraïment l’etapa de Nacho Duato– que, potser inspirant-se en Kimin, va mostrar una gran facilitat i joia de viure en els salts i els girs. McKay es va sumar també a Anastasia Limenko, la reina dels fuetée, en un altre Petipa, Esmeralda.

Don Quixot, Esmeralda i El corsari estan tallats pel mateix patró i podrien resultar redundants a la gala, si no fos perquè aquí es ve a veure brillar en les peces més exigents. Això és un mostrari del bo i millor.
I cal dir que van encaixar molt bé en el programa la parella flamenca Sergio Bernal i Miriam Mendoza, que va desfermar passions amb El último encuentro de Ricardo Cué. Va quedar més disruptiva la peça #NoMe de Duato, interpretada per Luisa María Arias. I pel que fa al Ballet de Catalunya que impulsen els mateixos Leo Sorribes i Elías García, responsables d’aquestes gales, va fer la seva aparició amb sengles tastets de Beethoven. Lorenzo Misuri va traçar moviments en cascada amb la 5a Simfonia i Leo Sorribes va fer una interessant lectura del tercer moviment de la 7a, obeint en l’estructural al seu classicisme i en el tarannà al seu romanticisme. Ben fet. A veure com continua.

Marianela Núñez
Kim Kimin

diumenge, de setembre 01, 2019

MACEDÒNIA DEL NORD

 Entre els dies onze i dotze de juliol vàrem fer una escapada per Macedònia del Nord


Una bona dona d'Ohrid
Vevcani
Església d'Ohrid

Monestir d'Ohrid

Llac d'Ohrid





Llac d'Oherid, Parc Nacional


Home al Monestir de Naüm
Monestir de Sant Naüm


Centre d'Ohrid

Dolça dona d'Ohrid

divendres, d’agost 30, 2019

ALBÀNIA

Viatge per Albània entre el 5 i el 14 de juliol 




Tirana

Tirana

Tirana

Fier

Ciutadella de Gjirokaster

Castell d'Ali Pasha de Tepelena

Home de Permet

Ull blau, Muziné, Vlorê

Pantokràtor a la cúpula de la Catedral de Korcê

Catedral de Korcê

Sant Jordi (1725) per Konstantinos, Museu Nacional d'Art Medieval, Korcê

dimecres, d’agost 28, 2019

Viatge a la Pulla (en italià Puglia)



Pel Maig vam fer un curt viatge a la Pulla (Puglia), però molt ben aprofitat





Pocs dies abans del viatge, els viatgers vam tenir una reunió amb l'Elisabet, el cervell organitzador del viatge, de manera que una de la colla ens va recomenar aquest llibre de Rafel Nadal perquè la novel.la narra fets històrics que van passar a la Pulla, tant a la Guerra Europea com a la Mundial. 
No havia llegit mai res de Rafel Nadal, però sí sabia que les seves novel.les solen basar-se en fets reals i que lògicament ell s'ha informat a fons. 

No m'estranya que Nadal sigui un escriptor d'èxit tant a Catalunya com al món perquè les seves novel.les són molt traduïdes i La maleddició dels Palmisano s'ha traduït a 21 llengües, una de les quals, com és lògic, és l'italià.

Així que vista la novel.la i vista la Pulla, recomano les dues coses pel mateix ordre.




Matera
Els "trulli" d'Alberobello
Polignano a mare

 
Polignano a Mare
Polignano a Mare





                          Castel del Monte

Castel del Monte


San Vito del Normanni















dimecres, de juliol 24, 2019

UN DIA QUALSEVOL, Oriol Tarrasón i Les Antonietas



Teatre LA VILLARROEL

Autor i director: Oriol Tarrasón
Repartiment: Annabel Castan, Imma Colomer, Pep Ferrer, Quimeta Pla

Sinòpsi

Té setanta-set anys i es diu Marta. O, com a mínim, així li han dit fins ara. Però ella sempre s’ha volgut dir Solange. Aprofitant que el seu marit s'acaba de morir i ha hagut de traslladar-se a la residència Bon Repòs, ha decidit canviar-se el nom. 
Solange és molt més elegant. 
A la residència, hi coneixerà l’Ernest i el Mateu. Dos avis que malauradament s’han acostumat a avorrir-se i discutir passadís amunt, passadís avall. 
La influència de la Solange i les seves ganes de viure en l’apatia dels dos amics acabarà provocant un munt de situacions absurdes i divertides que complicaran i de quina manera, la vida de la Rosa, la directora de la residència. 
Com diu un dels personatges: “la vida és massa curta per viure només cent anys”.

Article de José Carlos Sorribes


Y se marchan a compartir piso con la ilusión del joven que abandona el nido familiar. Solo que en su caso lo hacen en el crespúsculo de la vida. Son Marta (que  quiere llamarse Solange, más glamuroso), Ernest y Mateu. Son Imma Colomer, Quimet Pla y Pep Ferrer, los tres grandes protagonistas, junto a su enfermera Rosa (Annabel Castan), de Un dia qualsevol, el texto que significa un decidido paso al frente de Oriol Tarrasón. Actor, director y fundador de la compañía Les Antonietes, ha firmado adaptaciones de Chéjov, Shakespeare, Ibsen o el ambicioso colaje de Un somni americà que presentó en el Lliure, pero es esta la primera obra al 100% de su puño y letra que estrena.
Y el debut es de cum laude. Tarrasón ha escrito una pieza espléndida, de una escritura que fluye, natural, y que no tiene nunca la vanidad de dejar huella. Es la sencillez de los grandes textos, los que saben definir personajes y situaciones con mano firme y delicada a la vez. Y eso que abordar el tema de la tercera edad puede llevar con facilidad a un sentimentalismo edulcorado, algo que aquí no sucede. Porque Marta (Solange), Ernest y Mateu nos ganan siempre en esta pequeña (gran) historia acerca de la vejez y las relaciones familiares, del paso del tiempo y de la amistad.
'Un dia qualsevol', lección de vida en la tercera edad
Todo empieza cuando ella llega a la residencia Bon Repòs. Se ha quedado viuda, no acaba de entenderse con su hija y decide vender su casa. En el geriátrico conocerá a Mateu, un tipo solitario que mata el tiempo como el locutor de la emisora del centro, Ràdio Diàlisi, donde pone música y recuerda a compañeros fallecidos. Comparte habitación con Ernest, un cascarrabias que va en silla de ruedas por sus problemas de movilidad.
Los conocen como los Dupont y Dupond de Tintín, y le amargan la vida a la paciente enfermera Rosa, un ángel de la guarda para todos ellos. La llegada de Marta (Solange) será un terremoto por su fuerza vital y su búsqueda de una vida apasionada y divertida. En ese propósito embarcará a sus nuevos amigos.

Tarrasón escribió el texto pensando en Imma Colomer, y ella le responde con una actuación repleta de verdad y gracia. Se sale, sin más, igual que sus compañeros Ferrer y Pla. Son tres pilares que realzan una obra que al lado de esa reflexión necesaria sobre cómo tratamos a la gente mayor en una sociedad fascinada por la juventud, como dice Tarrasón, se suceden las situaciones divertidas. Ocurre  a través de réplicas agudas y ocurrentes en las que, por ejemplo, Pla se siente en su salsa. Son muchos años de contacto directo con el público desde que fue uno de los fundadores de Comediants. Junto a Colomer, por cierto.

En un espacio prácticamente desnudo, con dos mesas y poco más, Tarrasón mueve a sus cuatro intérpretes en una dinámica puesta en escena. También participan en ella un grupo de figurantes,  como un coro de acompañamiento. Es un recurso que funciona y que sirve, además, para romper barreras entre actores profesionales y aficionados. Es una aportación más de Un dia qualsevol, una pieza que sin duda se merece un recorrido más largo que el de su estreno durante el festival Grec.
Font: https://www.elperiodico.com/es/onbarcelona/mirar/20190719/estreno-teatro-villaroel-un-dia-qualsevol-7556648